Archivo de la etiqueta: Rubalcaba

Rubalcaba ¿títere de Felipe?

Algunos han calificado de tibia la actuación de Alfredo Pérez Rubalcaba ayer en el Congreso. Hoy he leído algunos titulares que se hacen eco de que el PSOE no quiere un hombre de estado y les hubiera gustado que el ataque a Rajoy hubiera sido más directo.
Hace una semana Felipe González, respondiendo a Ana Pastor en los desayunos de RTVE, decía que no era lo que más le preocupaba el PSOE y que lo capital en estos momentos era la situación de España y el cómo sacarla de la crisis. Que si el PSOE iba o no iba a acabar como el PASOK griego no era lo preocupante en este momento, y después hizo referencia a algunos partidos socialistas europeos que han sabido recuperarse de duros varapalos como el que se sufrió el PSOE en las últimas elecciones.

A estas alturas de la película no llama la atención que un eterno de la política española como Rubalcaba sea capaz de adaptarse a la situación que atraviesa España y se convierta en un cayado, si bien no firme, desde luego útil para Mariano Rajoy. Lo que sí es sorprendente es que dentro de las filas del propio PSOE se critique esa forma de hacer oposición.
Es sorprendente por dos razones. La primera es que fue precisamente esa la principal crítica que se dirigió al PP cuando estaba en la oposición, básicamente que la oposición que hacía era electoralista, y que no ayudaba al gobierno a salir de la crisis. Esto puede ser discutible, pero que el PP en la oposición no puso mucho de su parte para ayudar a un Zapatero que agonizaba es algo que no se puede negar.
Y en segundo lugar es sorprendente porque en lugar de explotar, de cara a unas elecciones que aún quedan muy lejos, esta novedosa postura que adopta un partido de oposición en nuestro país desecha esta opción y crítica a su líder.

Bajo mi punto de vista la razón es bien sencilla, Zapatero no sólo se cargó España, sino que también ha dinamitado el PSOE. Que el PSOE está escindido en dos bandos no es nada nuevo, el problema son las ideas que parecen separar las dos facciones del partido. Mientras que la facción de Rubalcaba parece optar por una vía más conservadora, la vía zapateril, ahora chaconista, parece abogar por imitar lo que el PP ha venido haciendo hasta hace poco en la oposición.
De modo que gracias a Zapatero parece que Felipe González, el mismo que nos dejó en unas condiciones similares a las que vivimos a día de hoy, parezca un dirigente excepcional. Y no por lo que hizo, sino más bien por lo que dice en el presente. Aunque me cueste reconocerlo parece que Felipe González se ha convertido en un estadista y considera necesario anteponer los intereses del país a los del partido. Algo que para un ciudadano como cualquiera de nosotros es de Perogrullo para un político no parece tan obvio. Sólo hay que recordar, como vengo haciendo, la forma en que ha hecho oposición el Partido Popular y como ahora parece que lo que hizo el gobierno del PSOE no era tan descabellado. O puede que si que lo fuera, es más muchos opinan que lo que está haciendo el PP también es descabellado ahora. ¿Por qué se hace entonces? Pues porque nos lo dice Bruselas es así de fácil. De modo que mientras que en 2010 se hizo sangre de aquellas medidas impuestas que se adoptaron por el gobierno socialista, ahora el PSOE, aparentemente, toma un camino menos agresivo.

Y aquí es donde yo me pregunto ¿esto lo hace Rubalcaba solito? ¿El exministro del interior cuando tuvo lugar el chivatazo del bar Faisán se ha convertido en un estadista? ¿El que dijo que no merecíamos un gobierno que nos mintiera ahora opta por hacer una oposición leal? Puede que no lo quede otra, más que nada porque él formaba parte del gobierno que nos ha endeudado hasta las cejas. Es precisamente esta deuda y sus intereses los que nos ahogan y no nos dejan salir de la crisis. Pero yo recuerdo aquello de “Hay que salir a la calle” lo decían en el PSOE hasta hace bien poco. Personalmente considero que si el PSOE quisiera hacer sangre podría hacerla, puede que con relativo éxito, pero las medidas que se adoptaron ayer ponen las cosas más que fáciles.
De modo que algo ha cambiado. Y de ahí el título de mi post, ¿Es Rubalcaba el títere de Felipe? ¿Ha aconsejado Míster X a Rubalcaba que se lo tome con calma que si no podemos acabar muy mal? O ¿es que el Espíritu Santo ha bajado del cielo y ha imbuido sensatez a un político por primera vez en la vida?

Y digo sensatez porque creo que, independientemente de que las medidas adoptadas sean o no acertadas, lo más sensato es que los dos principales partidos de este país estén unidos. Es como debemos estar también los españoles para salir de la crisis.
Ahora bien, considero que a los españoles antes o después, creo que antes, se nos acabará la paciencia si las cosas no cambian pronto, y no sólo me refiero a la economía, sino también al modo en que se hace política en este país. La cuestión es la siguiente, si la economía se recupera antes de que la situación política se agrave ésta última se olvidará pronto y seguramente nos quedaremos como estábamos. Si ocurre lo contrario puede que vislumbremos nuevas sendas que nos conduzcan a una sociedad más justa donde no sólo importe la subida del IVA, la bajada de los salarios etc. ¿Qué es lo preferible? Si fuéramos una sociedad verdaderamente madura no sería necesario la quiebra del país para darnos cuenta de que las cosas no se han estado haciendo del todo bien desde 1978 ¿Lo somos?

Rubalcaba. El Candidato.

Ya ha dado la noticia, Rubalcaba deja el gobierno. Es llamativo, cuanto menos, que la esperanza de los socialistas de cara a las próximas elecciones generales sea Alfredo P. Rubalcaba. Explicaré por qué.

En primer lugar Rubalcaba lleva en activo desde 1982, 29 años en política nada menos. Por experiencia no va a ser, eso está claro. Sin embargo, muchas voces, en particular las nuevas generaciones, estamos cansados de ver en la palestra siempre a los mismos políticos, al menos en el ámbito nacional. Dudo mucho que el electorado juvenil vaya a sentirse atraído por la propuesta de Alfredo; lo mismo cabe decir de Rajoy, sin embargo, Rajoy, en mi opinión tiene un punto a su favor, en relación a la cuestión temporal, formó parte del mejor gobierno de Aznar (la primera legislatura) y eso aún pesa en el ánimo de muchos españoles.

No puede decirse lo mismo de Rubalcaba. Sus antecedentes se remontan al gobierno de Felipe González, primero Ministro de Educación y Ciencia, posteriormente Ministro de la Presidencia, en tiempo de los GAL. A muchos españoles les flaquea la memoria, y puede que no recuerden de qué iba aquello, es probable que muchos no sepan, ni siquiera conozcan que fue el GAL. Básicamente era un grupo antiterrorista que utilizaba los mismos medios que la ETA para acabar con ella, es decir el asesinato, el secuestro y la extorsión, todo ello, presuntamente bajo los auspicios del gobierno de Felipe (me remito a la hemeroteca para que quienes deseen rebatirme lo hagan con fundamento). Si bien puede ser discutible el papel de Rubalcaba en aquél escándalo, lo cierto es que, el que comparecía negando cualquier implicación del gobierno ante los medios de comunicación, y dando información al respecto, era él. La investigación sobre los GAL concluyó que este grupo estuvo financiado por altos funcionarios del Ministerio del Interior. Rubalcaba, por tanto, mentía a los españoles.

Tras ocho años de gobierno del Partido Popular, Rubalcaba nunca será olvidado por ser quién compareció en la jornada de reflexión (13-M) declarando: “No nos merecemos un gobierno que nos mienta”. Ahí quedó eso. La mala gestión del PP de la brutal masacre del 11-M, junto con las declaraciones de Rubalcaba en la jornada de reflexión, fueron detonante para que el PSOE ganara las elecciones de 2004.

Posteriormente el 11 de abril de 2006 es nombrado ministro del Interior y el 4 de marzo del mismo año tiene lugar el famoso chivatazo del Faisán, famoso para según quién, ya que muchos medios de comunicación no se quieren dar por enterados. En resumen el chivatazo del Faisán impidió la detención de los presuntos miembros del aparato de extorsión de ETA. La orden del chivatazo no está claro quién la dio, sin embargo, el mutismo de Rubalcaba cuando es interpelado por el diputado Gil Lázaro en el Congreso de los diputados es revelador. Por otro lado Rubalcaba resta importancia al chivatazo excusándose en que los responsables están detenidos. ¡Menos mal! Hay que poner de relieve que por aquellas fechas la negociación del gobierno con ETA estaba en su punto álgido, y diversos medios de comunicación apuntan a que el chivatazo tuvo por objeto evitar que la negociación fracasara. Como decía él en aquellas declaraciones del 13-M «los ciudadanos quieren conocer la verdad sobre los hechos acaecidos».

Señalar, además, que Rubalcaba fue el candidato único a las elecciones primarias del PSOE para la elección de presidente, tras las famosas declaraciones de la Ministra de Defensa Carmen Chacón, donde ponía de manifiesto que no se presentaba para evitar la escisión de su partido. Criticaban a Aznar por haber designado a su sucesor. Zapatero no ha designado sucesor porque Rubalcaba no le ha dejado, ha sido el propio Rubalcaba el que se ha autodesignado candidato. Ambos casos me parecen lamentables.

Por último, hace una semana Rubalcaba se jactaba de tener la receta para salir de la crisis. Yo me pregunto, ¿por qué no la aplica? ¿No será que no la tiene? Y si la tiene, ¿va a esperar hasta marzo para aplicarlas? En el caso de que gane las elecciones claro está. Este es, a grandes rasgos, el candidato del PSOE para las elecciones generales, miedo me da pensar en su equipo de gobierno, si es que gana.

Estos son los hechos, juzguen ustedes.