Archivo de la categoría: Sin categoría

Orgulloso de ser español.

Hoy es el día que anteriormente se conocía oficialmente como Día de la Hispanidad. Antes de escribir este artículo desconocía la razón de por qué el 12 de octubre se denomina, todavía, el día de la Hispanidad. Desgraciadamente pertenezco a una generación a la que explicar la grandeza de España no está bien visto (mi familia y mi curiosidad innata han sido un buen contrapeso a las políticas educativas «democráticas»).
A pesar de ello, hasta hoy, los 12 de octubre que he visto el desfile militar por la televisión, he tenido el mismo sentimiento: Orgullo. No sé muy bien porqué, pero al ver esas imágenes, al escuchar el himno nacional, ver a los soldados desfilando y gritando al unísono: ¡VIVA ESPAÑA! Los pelos se me ponen como escarpias, y el hecho de ser español y que se celebre de esa manera la festividad nacional me conmueve.
Hoy, cuando vea en las noticias los momentos más intensos del desfile tendré la misma sensación; pero además, sabré exactamente a que se debe que cada 12 de octubre se celebre el día de la Hispanidad.

El 12 de octubre de 1492 tuvo lugar el descubrimiento de América. El antecedente inmediato del día de la Hispanidad se denominaba el día de la Raza, y tenía lugar también el 12 de octubre. En Argentina, y en otras muchas repúblicas iberoamericanas, bajo de la denominación de Fiesta Nacional, se celebraba, con la misma fecha, el hecho del descubrimiento de América.
La propuesta de sustituir el día de la Raza por el día de la Hispanidad fue realizada por el sacerdote español Zacarías de Vizarra, en 1926. Dicha propuesta que fue acogida por Ramiro de Maetzu, en un artículo publicado en la revista “Acción Española” un 15 de diciembre de 1931, que se inicia así: «’El 12 de octubre, mal titulado el Día de la Raza, deberá ser en lo sucesivo el Día de la Hispanidad’». El 12 de octubre de 1935 se celebró en Madrid el día de la Hispanidad, y al respecto Ramiro de Maetzu escribió: “Con gran brillantez se ha celebrado este año el día de la Hispanidad. Toda España se ha sumado a su conmemoración. Y no solamente en España. En América, ni qué decir. En cuanto al extranjero, allí donde existe un núcleo de españoles se han reunido y han brindado por la raza española.”
Posteriormente el 12 de octubre alcanzó reconocimiento oficial por decreto de la Presidencia del Gobierno de 9 de enero de 1958 estableció: «Dada la enorme trascendencia que el 12 de Octubre significa para España y todos los pueblos de América Hispana, el 12 de Octubre será fiesta nacional, bajo el nombre de Día de la Hispanidad.»
Actualmente la Ley 18/1987 ratifica el día 12 de octubre como festividad nacional de España, pero prescinde de la denominación del “Día de la Hispanidad”.

De este modo se explica, breve y concisamente, el origen del 12 de octubre como Fiesta Nacional. Hoy es precisamente ese día, y si bien en los momentos en que nos toca vivir es difícil encontrar motivos de alegría considero que en un día como hoy todos debemos estar alegres, y ¿por qué? Pues porque somos españoles.
Formamos parte de una de las naciones más importantes de la historia, a nuestros antepasados se debe, precisamente, que el 12 de octubre de 1492 se descubriera América. Pero no sólo eso. El pueblo hispano es un caso único en la historia. Sin tener conciencia de nación, tras ser invadidos en el S. VII d. C. por los musulmanes, los pueblos hispanos reconquistaron la península Ibérica, se unificaron bajo el mandato de los Reyes Católicos y se cimentó a lo largo y ancho del mundo el Imperio Español. Con Felipe II alcanzó su zenit, nuestro Imperio era temido y atacado por todos, y en él nunca se ponía en sol.

Hijos del pueblo español son grandes personajes de la Historia, tanto de la literatura:Alfonso X el Sabio, Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Luis de Góngora, Francisco de Quevedo, Garcilaso de la Vega, Gaspar Melchor de Jovellanos, Ausias March, Luis Vives…
Como de la pintura: El Greco, Velázquez, Goya, Sorolla, Picasso, Juan Gris, Salvador Dalí, Joan Miró…
Como en el mundo de la ciencia, eminencias en sus respectivos campos, fueron: Miguel Servet, Ramón y Cajal, Severo Ochoa, Gergorio Marañón, Isaac Peral, Narciso Monturiol (inventor del primer submarino), Juan de la Cierva…
Y también los hay contemporáneos, Miguel de Unamuno, Blasco Ibáñez, Pío Baroja, Ortega y Gasset, Camilo José Cela (premio Nobel de literatura), Rafael Alberti, los hermanos Machado, García Lorca, el propio Ramiro de Maetzu, Enrique Jardiel Poncela, Dámaso Alonso…
Seguramente me habré dejado muchos más personajes insignes e ilustres en el tintero pero escribo de memoria…

Muchos estarán pensando, que entonces sí había motivos para estar orgullosos de ser español, y yo les digo, que ahora también. No sólo tenemos motivos para estar orgullosos de nuestra historia, tan denostada por algunos oportunistas a día de hoy. También tenemos motivos para estar orgullosos de nuestro presente, si bien, puede ser que en menor medida, pero hoy no quiero centrarme en lo negativo, para eso tengo el resto de los días del año.
Ya no somos tan grandes ni tan poderosos como antaño, pero se habla del español allí donde va. Seguimos teniendo eco a nivel internacional, gracias principalmente a nuestros deportistas, caracterizados por lo que se denomina: “Furia española”. Somos campeones del mundo y de Europa con la selección española; llevamos cuatro copas Davis en los últimos nueve años, por no contar el número de torneos individuales que han ganado nuestros tenistas en los últimos 20 años, principalmente Rafael Nadal. También somos un referente en el mundo del Baloncesto, campeones del Mundo en 2006 y de Europa en 2009 y 2011, sin olvidar la plata de los JJ.OO. de Pekín. Fórmula 1, motociclismo, balonmano… y diversas disciplinas deportivas donde los españoles nunca perdemos protagonismo.
Somos el país con el mayor número de donantes de órganos, dato para nada despreciable. Nuestras Fuerzas Armadas, que tienen un protagonismo especial en el día de hoy, se encuentran en numerosos puntos del planeta dejando el listón bien alto y prestando sus servicios a todos aquéllos que lo necesitan; servicios en los que algunos españoles se dejan la vida, y es por ello que hoy, también, se les rinde homenaje. Mi más profunda admiración por todos ellos.

Somos un pueblo luchador y trabajador, bravo, animoso y de buena voluntad. Sin embargo como decía Fernando de Aragón somos una nación “desordenada, de modo que sólo puede hacer con ella grandes cosas el que sepa mantenerla unida y en orden”.
Por desgracia en los últimos años nuestros gobernantes no han sabido mantenernos ni unidos ni en orden. Puede que por ello los motivos para estar orgullosos de ser español debamos buscarlos en un pasado algo más remoto, mientras que nuestro presente y futuro inmediato sea motivo de vergüenza y apuro.
Es por ello, que en estos momentos es cuando debemos sacar la cabeza y gritar ¡VIVA ESPAÑA! No la España de los 5 millones de parados, ni la España dividida, ni tampoco la España ruinosa del S. XIX y principios del S. XX. Sabemos crecer como nación, sabemos crecer como pueblo y sabemos brillar y ser admirados por el resto del mundo. Hagamos caso omiso de aquellos que pretenden dividirnos, y avancemos unidos, no sólo por nosotros y por los nuestros, también por España, que a fin de cuentas es nuestra Patria.

Señales de negociación silenciadas.

Leyendo las declaraciones del Lehendakari Patxi López me pregunto para qué han servido tantos años de lucha contra el terrorismo. ¿Para que todo acabe en un acercamiento y una reinserción de los asesinos en el País Vasco, lugar donde precisamente ha sido donde más se ha sufrido el terror, el miedo y la violencia?

Pide Patxi López una orientación consensuada de las políticas penitenciarias, ¿Cómo orientamos a los muertos Patxi? ¿Es que los asesinos no tienen que pagar sus condenas únicamente porque nos digan que van a dejar de matar? Es someterse a un nuevo chantaje por parte de la banda terrorista ni más ni menos. No puede ser que en un Estado de Derecho, tengamos que vivir condicionados y coaccionados primero por la violencia terrorista y ahora para conseguir que desaparezca definitivamente.
Considero todos debemos ser firmes contra el terrorismo, estar unidos contra el terrorismo, no podemos mostrar grietas en nuestra voluntad de acabar con el terrorismo desde la ley. ¿Qué sentido tiene pedir a los reclusos que rompan con ETA y alcen su propia voz cuando son los que están fuera de la cárcel el verdadero peligro? O ¿es que si sacamos o acercamos a los reclusos ETA dejará de matar? Lo que más me mosquea de las declaraciones del Lehendakari es que sean justo después de que los presos demandaran una amnistía, o ¿ha sido porque han firmado el pacto de Guernica? Puede que por las dos cosas, el caso es que, una vez más, parece que se está yendo a rebufo de los dictados terroristas, ojalá me equivoque.

Encaramos las elecciones generales y ahora que Rubalcaba no está en el Ministerio del Interior no albergaba esperanzas de que la negociación-claudicación frente a ETA fuera adelante, sin embargo, las palabras de Patxi López, me hacen dudar acerca de que la cosa vaya a quedar como está. No parece bastante con que Bildu esté en las instituciones vascas, ayer leíamos que prepara una coalición para concurrir a las elecciones generales; parece que no basta con Bildu, ya veremos que dice el Tribunal Constitucional en esta ocasión, más aún cuando parece ser que la coalición proetarra no ha hecho lo que prometió. Estamos permitiendo que nos chantajeen desde las calles, desde la cárcel y ahora desde las instituciones, todo en aras de una paz que nunca ha sido necesaria, porque en el País Vasco nunca ha habido una guerra; lo que tampoco ha habido es libertad, y ha sido por eso por lo que se ha luchado, y no por otra cosa. Ahora los de Bildu nos vienen con el cuento de que los terroristas también son víctimas y demás milongas que algunos tienen el estómago de tragarse, parece que el dirigente del PSE es uno de ésos.
Concluyendo, parece que los que nos gobiernan no se han dado cuenta de que metieron la pata negociando con ETA la primera vez, ahora nadie habla de negociación con la banda terrorista, sin embargo, los hechos que están aconteciendo estos últimos días son más que significativos, y quien no quiera darse cuenta de que se están mandado señales desde la orilla socialista al barco de los terroristas o no quiere ver, o está ciego. Lo que más me extraña es que los medios de comuniación no se hagan eco de estas señales, nos hablan de los hechos, pero no de negociación, pero ¿de qué son estos hechos prueba? de una negociación, ni más ni menos.

Yo sólo deseo que ETA abandone las armas, pero no a cualquier precio, no haciendo concesiones que violan el Estado de Derecho, no permitiendo que los etarras se pongan al mismo nivel que las víctimas, y mucho menos diciendo que aquí no hay vencedores ni vencidos. Ha de haberlos, y los vencidos han de ser los terroristas, puesto que en otro caso estaríamos ante una derrota del Estado de Derecho y de todos aquellos que han muerto luchando por la libertad.

Carta de un Sacerdote católico al New York Times.

Hoy me ha llegado un email con esta carta. He indagado y he descubierto que es se escribió hace más de un año, dado que no la conocía os la reproduzco a continuación. A mí me ha dado que pensar, espero que ha vosotros también.

Querido hermano y hermana periodista:

Soy un simple sacerdote católico. Me siento feliz y orgulloso de mi vocación. Hace veinte años que vivo en Angola como misionero.

Veo en muchos medios de información, sobre todo en vuestro periódico la ampliación del tema en forma morbosa, investigando en detalles la vida de algún sacerdote pedófilo. Así aparece uno de una ciudad de USA, de la década del 70, otro en Australia de los años 80 y así de frente, otros casos recientes… Ciertamente todo condenable! Se ven algunas presentaciones periodísticas ponderadas y equilibradas, otras amplificadas, llenas de preconceptos y hasta odio.
Me da un gran dolor por el profundo mal que personas, que deberían de ser señales del amor de Dios, sean un puñal en la vida de inocentes. No hay palabra que justifique tales actos. No hay duda que la Iglesia no puede estar, sino del lado de los débiles, de los más indefensos. Por lo tanto todas las medidas que sean tomadas para la protección, prevención de la dignidad de los niños será siempre una prioridad absoluta.

Pero ¡Es curiosa la poca noticia y desinterés por miles y miles de sacerdotes que se consumen por millones de niños, por los adolescentes y los más desfavorecidos en los cuatro ángulos del mundo! Pienso que a vuestro medio de información no le interesa que yo haya tenido que transportar, por caminos minados en el año 2002, a muchos niños desnutridos desde Cangumbe a Lwena (Angola), pues ni el gobierno se disponía y las ONG’s no estaban autorizadas; que haya tenido que enterrar decenas de pequeños fallecidos entre los desplazados de guerra y los que han retornado; que le hayamos salvado la vida a miles de personas en México mediante el único puesto médico en 90.000 km2, así como con la distribución de alimentos y semillas. Que hayamos dado la oportunidad de educación en estos 10 años y escuelas a más de 110.000 niños…
No es de interés que con otros sacerdotes hayamos tenido que socorrer la crisis humanitaria de cerca de 15.000 personas en los acuartelamientos de la guerrilla, después de su rendición, porque no llegaban los alimentos del Gobierno y la ONU. No es noticia que un sacerdote de 75 años, el P. Roberto, por las noches recorra las ciudad de Luanda curando a los chicos de la calle, llevándolos a una casa de acogida, para que se desintoxiquen de la gasolina, que alfabeticen cientos de presos; que otros sacerdotes, como P. Stefano, tengan casas de pasaje para los chicos que son golpeados, maltratados y hasta violentados y buscan un refugio.
Tampoco que Fray Maiato con sus 80 años, pase casa por casa confortando los enfermos y desesperados. No es noticia que más de 60.000 de los 400.000 sacerdotes, y religiosos hayandejado su tierra y su familia para servir a sus hermanos en una leprosería, en hospitales, campos de refugiados, orfanatos para niños acusados de hechiceros o huérfanos de padres que fallecieron con Sida, en escuelas para los más pobres, en centros de formación profesional, en centros de atención a seropositivos… o sobretodo, en parroquias y misiones dando motivaciones a la gente para vivir y amar.
No es noticia que mi amigo, el P. Marcos Aurelio, por salvar a unos jóvenes durante la guerra en Angola, los haya transportado de Kalulo a Dondo y volviendo a su misión haya sido ametrallado en el camino; que el hermano Francisco, con cinco señoras catequistas, por ir a ayudar a las áreas rurales más recónditas hayan muerto en un accidente en la calle; que decenas de misioneros en Angola hayan muerto por falta de socorro sanitario, por una simple malaria; que otros hayan saltado por los aires, a causa de una mina, visitando a su gente. En el cementerio de Kalulo están las tumbas de los primeros sacerdotes que llegaron a la región… Ninguno pasa los 40 años.
No es noticia acompañar la vida de un Sacerdote “normal” en su día a día, en sus dificultades y alegrías consumiendo sin ruido su vida a favor de la comunidad que sirve.
La verdad es que no procuramos ser noticia, sino simplemente llevar la Buena Noticia, esa noticia que sin ruido comenzó en la noche de Pascua. Hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece.

No pretendo hacer una apología de la Iglesia y de los sacerdotes. El sacerdote no es ni un héroe ni un neurótico. Es un simple hombre, que con su humanidad busca seguir a Jesús y servir sus hermanos. Hay miserias, pobrezas y fragilidades como en cada ser humano; y también belleza y bondad como en cada criatura…
Insistir en forma obsesionada y persecutoria en un tema perdiendo la visión de conjunto crea verdaderamente caricaturas ofensivas del sacerdocio católico en la cual me siento ofendido.
Sólo le pido amigo periodista, busque la Verdad, el Bien y la Belleza.
Eso lo hará noble en su profesión.

En Cristo,

P. Martín Lasarte sdb
«Mi pasado Señor, lo confio a tu Misericordia; Mi presente a tu Amor; Mi futuro a tu Providencia»

Sobre el post de esta mañana…

Después de leer las útimas noticias, y de haber estado «tuiteando» con Esteban Gónzalez Pons durante un buen rato puedo aseguraros que no habrá referendum sobre la reforma de la Constitución si no cambia la cosa…Es mi opinión esto es una auténtica vergüenza y más cuando el único argumento que esgrime mi interlocutor es la urgencia… Es una lástima que no se aproveche esta oportunidad para dar a los ciudadanos la participación que venimos reclamando desde hace bastante tiempo.
A pesar de esto mantengo lo que he dicho en el post, la medida, si se ciñe tan sólo a eso, es una buena medida, a falta claro está de ver como se articula.