En respuesta a la carta a Benedicto de la revista Rolling Stone

Acabo de leer esta carta y no he podido evitar dejarles esta respuesta:

La carta a Benedicto rebosa demagogia por los cuatro costados. No he leído algo tan demagogo en muchísimo tiempo, y eso que resido en España, donde la demagogia es deporte nacional.
No leo esta revista habitualmente, pero sí que la he comprado en alguna que otra ocasión, o mucho ha cambiado, o me parece a mí que de economía recoge poco artículos, así que la exposición inicial de la carta, hablando de la situación de nuestro país, y de Madrid concretamente, me parece de lo más demagogo, puesto que no tiene ningún sentido mezclar la crisis con el descuento del 80% que se va a hacer a los peregrinos. Si la JMJ no se celebrara en España, no se obtendría nada, ni el 20% del billete, ni el posible impacto económico que puede generar la visita del Papa, al que por cierto en esta carta no se hace ninguna referencia.
En cuanto a los conserjes de los colegios, ¿por qué no dicen cuanto van a cobrar por interrumpir sus vacaciones? No lo dicen, solo dicen que les interrumpen sus vacaciones y están muy molestos, y el que redacta la carta se queda tan ancho, como se nota que esta revista no se dedica habitualmente a este tipo de periodismo.
Luego viene la crítica a los patrocinadores, reproduzco la frase: “Que la Iglesia acepte fondos de entidades que han provocado el hundimiento económico de honradas familias cristianas, hiere algunas sensibilidades” ¿Qué sensibilidades? Algunas, y ya está, ¡tócate los huevos! (con perdón); y la acusación de que han provocado el hundimiento económico de honradas familias cristianas, cuando muchas de esas empresas están creando puestos de trabajo me parece, otra vez más, pura demagogia.

Continúa diciendo el individuo que escribe la carta, que los que van a asistir a la JMJ son muy afortunados, porque en pleno mes de agosto, (es conocido por todos que en Agosto la intensidad del tráfico es infernal y que no hay modo de circular por el centro debido a que es en ese mes precisamente cuando todos los madrileños trabajan y cogen sus automóviles para desplazarse a todas horas y a todos lados por el centro de la capital) van a cortar el tráfico, ¡que osadía!
Y aquí vuelve a emplearse la demagogia, eso en Madrid es muy difícil, porque no es nada favorable a manifestaciones multitudinarias, vaya vaya vaya, el 15 de Mayo hubo una manifestación en Madrid, creo recordar, donde se cortó el tráfico; las manifestaciones contra la guerra de Irak, el Prestige, contra el terrorismo (estas mira tú por donde a veces encuentran más dificultades), las del Orgullo Gay (aunque el individuo diga que no), han tenido lugar y se ha cortado el tráfico y no se les ha puesto trabas. Pero el susodicho dice que sí, sin aportar ninguna fuente y, de nuevo, se queda tan ancho. Por cierto, no recuerdo muy bien pero creo que hasta hace bien poco había algo en la puerta del Sol, ilegal por cierto, a lo que muchas trabas creo que no se le pusieron.

Se cita a Pablo Blanco al que no conozco, y según el redactor de la carta, este biógrafo, que no portavoz, del Papa dice que Benedicto que convoca a los jóvenes comprometidos y no a los indignados. Creo, al igual que el individuo que escribe, que tanto unos como otros están comprometidos, pero el nivel de compromiso no creo que sea el mismo a nivel religioso, y puede que ese compromiso fuera al que se refiriese Pablo Blanco no lo sé, pero es algo que planteo.

Y llegamos al final de la carta, donde el susodicho individuo hace un esfuerzo mayor en ser demagogo y en mezclar churras con merinas, dice que respeta la libertad religiosa, y a continuación crítica lo que defiende la religión católica, además de demagogo se contradice. Señor redactor de la carta, ¿No entiende que el Papa y la Iglesia Católica no impone nada? ¿Pretende usted coartar su libertad de expresión y de pensamiento con esta carta? ¿Qué ofensa puede producir que alguien exprese su doctrina libremente y sin tratar de imponerla a nadie?

Y la bomba final, mezclar, con escrupulosa mala fe, el Evangelio con los execrables actos que han cometido unos sacerdotes. Señor redactor, ni todos los alemanes eran nazis, ni todos los curas son pederastas, es hacer uso de la demagogia más barata lo que usted hace en su párrafo final.

Por lo que se refiere a la recomendación de visitar las parroquias alejadas del centro y el poblado de Cañada Real, a buen seguro que, al igual que los jóvenes de todas las parroquias de España, están invitados a acudir al encuentro con el Papa.

Reitero nunca he leído tanta demagogia junta en tan pocas palabras.

2 comentarios en “En respuesta a la carta a Benedicto de la revista Rolling Stone”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s